Opinión

El fascismo en campaña

Banner

Las recientes declaraciones del candidato Rafael López Aliaga sobre el pedido de eutanasia de Ana Estrada se inscribe en la línea vomitiba de su pensamiento político: fascismo.

El desprecio por la vida, la hipocresía vergonzante, la saña cobarde contra lo diferente, la misoginia y el elitismo despectivo, son rasgos morales definidos en el perfil fascista que hoy encarna López Aliaga. Su trayectoria política y su (de)formación ideológica moldeados por un falangismo recalcitrante y un oscurantismo ultraconservador son heredados de lo más hediondo y criminal del franquismo español y su impacto colonial en países como el nuestro.

Es claro que dentro del abanico de la rancia derecha peruana, López Aliaga representa un paso más allá. Más beligerante que la propia derecha neoliberal y tecnocrática de De Soto o que la derecha populista y mafiosa de Fujimori (por compararlo con las otras dos cabezas del mismo monstruo ultraderechista local). Lo suyo es un proyecto abiertamente reaccionario, anticomunista, antirracional y demencial.

Y ahora que el Jurado Electoral Especial – Lima Centro 1 excluyó su candidatura presidencial por presuntamente vulnerar la norma sobre propaganda electoral (aunque podrá apelar ante el Jurado Nacional de Elecciones), vendrá una avalancha de victimización por parte de sus hordas fascistizantes que ya se apuran en decir que esto es “culpa de Soros”, del “nuevo orden mundial”, del “lobby gay y caviar”, del “complot comunista”, de la “izquierda delincuencial”, del “marxismo cultural y la ideología de género”, de la “dictadura lgtbiq+” y demás disparates estupidizantes.

Y ya sabemos que en política (y aún más en épocas electorales), la victimización mediática rinde sus frutos. Advertidos estamos.

Post relacionados

Perú en la encrucijada

Franz Verne

SJL: Se descompensó a la espera de su turno para votar

kawpay.com

¿Perú al borde del abismo?

Franz Verne

Leave a Comment