Opinión

Infiltración y desprestigio en la protesta social

Banner

Se sabe perfectamente que el Estado —bajo cualquier administración— posee diversas herramientas de control social y desarticulación de protestas populares (defensa legítima del orden público, le dicen). Están las de uso legal y/o constitucional pero también existen los métodos de baja intensidad que desde la asimetría y la arbitrariedad pretenden sofocar y criminalizar una demanda social (con tácticas de infiltración, fake news, delaciones, etc.).

Una vez que la lucha popular es desprestigiada y minada desde adentro (quema de vehículos simbólicos como las ambulancias o detención de cisternas transportadoras de oxígeno medicinal, por ejemplo) el terreno se vuelve fértil y sensible para que la otra parte de la población exija a gritos “mano dura”, logrando la “legitimidad” de mecanismos reaccionarios (militarización de la zona de conflicto, suspensión de derechos y garantías básicas, represión indiscriminada, etc.).

Estas medidas suelen ser más eficaces que el soso protocolo policial de siempre. Apagan la rebelión rápidamente y consiguen apoyo ciudadano con el soporte de estrategias mediáticas de condena a los métodos de acción directa de masas.

Y estos vericuetos, de abuso e imposición de poder, no son exclusividad de la rancia ultraderecha formada en décadas de golpismo y hedionda oligarquía, sino que también son sello de presentación de regímenes liberales o socialdemócratas que encandilan con discursos de reformas y democracia, mientras sacan tanquetas y escuadrones ultrarrepresivos para “dialogar” con los trabajadores y sus justas demandas.

Post relacionados

¿La escuela está pensada en preparar a las personas para ayer y no para mañana?

Jesus Cisneros

El sueño americano estalla en el rostro de EE.UU.

Frank Verne

¿La educación emprendedora se debe enseñar desde la educación básica?

Jesus Cisneros

Leave a Comment