Opinión

¿Y si Castillo no es lo que creemos que es?

¿Y si todo lo que está haciendo Castillo fuera parte de un buen plan del comunismo internacional? ¿Y si lo que busca (al nombrar como Premier a Valer y luego abrazarse con Bolsonaro) es agudizar las contradicciones y provocar un estallido social? ¿Y si está desarrollando la tesis leninista de un paso adelante, dos pasos atrás? ¿Y si planeaba dentro de poco aplicar el gran salto hacia adelante como en la China de Mao?

¿Y si en realidad es un alto cuadro teórico comunista, experto en el combate político y la guerra de guerrillas, pero que disfraza su táctica para no levantar sospechas? ¿Y si es un agudo gramsciano que busca revertir la hegemonía cultural de la superestructura que hoy nos domina? ¿Y si es un valiente espartaquista luxemburguiano que detesta a la socialdemocracia reformista?

¿Y si solamente nos hace creer que es un inepto monigote para que el enemigo no se dé cuenta de que en las montañas ya está formando su glorioso ejército rojo que combatirá del campo a la ciudad? ¿Y si Castillo es un avispado revolucionario que entiende que la lucha de clases atraviesa periodos de convulsión hasta lograr el equilibrio estratégico? ¿Y si está desarrollando su tesis de infiltración a las altas esferas de la gran burguesía y la oligarquía para destruirlas desde adentro? ¿Y si le abre las puertas al fascismo solamente para engañarlo y aniquilarlo con sus propias manos? ¿Y qué tal si todo esto es parte de un proyecto diseñado por la inteligencia cubana con asesores de la ex KGB?

¿Y si Castillo es un erudito hegeliano que nos está diciendo que el Estado representa el estadío último de desarrollo del Espíritu objetivo? ¿Y si busca avanzar hacia tesis bakuninistas demostrando que en realidad el Estado es una maquinaria al servicio de la clase dominante, por lo tanto urge abolirla? ¿Y si nos está diciendo que gobierne quien gobierne, la clase trabajadora siempre perderá y que es mejor abandonar las ilusiones democrático burguesas y el cretinismo parlamentario para abrazar la acción directa de masas y la lucha armada? ¿Y si, salvo Castillo, todo es ilusión?

No seamos mal pensados y dejemos trabajar al “compañero presidente”, por favor.

Post relacionados

Adelanto de elecciones y las trampas del poder

Franz Verne

Lo mató la policía

Franz Verne

Una república fallida sobre la sangre de su gente

Franz Verne

Así empieza López Aliaga

Franz Verne

Nos siguen pegando abajo

Carla Toche Casalino

Solo el pueblo ayuda al pueblo

Franz Verne

Leave a Comment